El monumento de Allende y el recuerdo del rumbero mayor

HCF

En 2011 se inauguró un monumento del presidente Salvador Allende en la comuna de San Joaquín, una obra que se agrega a la centena que hay en el mundo del líder popular.

Ubicada en avenida Las Industrias en la zona sur de la capital, en medio de varias poblaciones con una importante conciencia y compromiso político, parte de una historia de luchas populares por la vivienda y la vida digna, tomas de terrenos que desde la década de 1960 impulsaron una urbanización popular de habitantes que nunca perdieron esa identidad originaria.

¿Qué mejor lugar para erigir un homenaje al presidente que encarnó la realización del sueño emancipador para trabajadores y pobladores?

Para la concreción de esta obra se requirió un importante esfuerzo financiero que fue cubierto, no podía ser de otro modo, con gran cantidad de actividades de base, fiestas, rifas y aportes anónimos que cubrieron el material y el trabajo artístico del escultor Oscar Plandiura Viera, poniendo en valor una figura que se alza como la mayor y más significativa de la historia moderna de nuestro país, vinculando a las élites gobernantes y los sectores populares por primera vez en casi dos siglos de vida republicana.

De aquella campaña que permitió reunir los fondos para concretar la obra, Maestra Vida tuvo un humilde papel que representó también el empeño de la comunidad que circula en torno al local. Resulta que por intermedio de Roberto “Papaíto”, dj que animó las rumbas en la década del 2000, se acercó un comité de apoyo de la iniciativa que solicitaron realizar una rumba solidaria para reunir recursos y así completar la última etapa del proyecto, y como para el equipo de producción cultural del local de ese momento, pero especialmente para Charly Pérez, el tema no solo tenía que ver con el sentido de empujar una campaña en homenaje a una figura tan relevante en la propia identidad del local, se dio toda la facilidad para realizar la fiesta.

No he podido llegar al dato de qué banda tocó esa noche de 15 de junio de 2011, que coincidió con toda una campaña que ya se venía realizando en ese momento que se denominó “Del Miedo nacen los salvadores…” obviamente un concepto que impulsó Charly Pérez que pretendía llamar la atención del proceso de movilizaciones estudiantiles que en ese tiempo vivíamos –y que por cosas de procesos sociales, sería determinante para lo que vivimos hoy.

También usamos la consigna “Junio, mes en que nacen Allendes”,  dentro de esa campaña que suponíamos era una caldera de líderes que dirigirían los cambios que el faltaban al país.

Dentro de ese programa de actividades se trabajó un video con fragmentos de discursos del presidente mártir –dirigido y editado por Toño Vargas- y además se regalaron unos billetes llamados “Salvadores” que descontaban en el consumo dentro del local. Todo aquello hacía que lo del monumento fuera mucho más coherente, pues según lo que nos relataron los compañeros del comité faltaban recursos para tener todo listo e inaugurar ese 26 de junio –día de su cumpleaños de Allende.

Hace unas noches atrás nos topamos con gente de la alcaldía popular de San Joaquín que nos contaron sobre el alevoso atentado al monumento que con dedicación y energía le aportamos una rumba, y la sensación no es solo de rabia sino que de convicción, a pesar de todo lo que pretenda la reacción Allende es más grande que las infamias de los fascistas. Desde el golpe cívico-militar lo único que han pretendido es extirpar la figura y el legado de tan grande personaje y lo que han conseguido es la frustrante constatación que su figura es gigante, respetada y admirada en muchos lugares del mundo, y a pesar de aquellas acciones de sabotaje, nada borrará la historia.

Quiero cerrar esta crónica recordando la figura del otro personaje que flota en todo este relato.

Charly Pérez fue ante todo un allendista, que es una militancia mucho más amplia que la del partidista, y aquello lo atestiguan muchas noches, conversaciones y actos que se idearon, con su participación directo o apoyando con su presencia, para homenajearlo.

Charly falleció justo un año antes de los acontecimientos que han redefinido el presente y abren el horizonte del futuro, y hay veces de noches truncadas de rumbas restringidas, o en jornadas de luchas callejeras que a muchos que conocimos al rumbero mayor nos hacemos la pregunta ¿de qué manera estaría apoyando el proceso en este momento?

Puede haber varias respuestas, pero lo que es seguro es que sería de aquellos que de todas formas habría estado en la suma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s