La rumba política y MOVIMIENTO MAESTRA VIDA

REVISTA MAESTRA VIDA

La política y los acontecimientos de la vida pública más allá de la pista de Maestra Vida siempre ha sido una preocupación relevante de la comunidad que compone este espacio, acompañando hitos que se hunden en el devenir de la historia de las últimas décadas en Chile.

A veces de modo sigiloso, en la intimidad de una rumba se instala un lienzo que recuerda tal o cual efeméride, un acto de proclamación, una fiesta para reunir recursos en favor de la causa popular, una declaración o una asamblea, un carnaval o un pasacalle, en fin, el amplio rango de formas y expresiones, ha sido una disposición de este local para estar conectada con la construcción colectiva para una mejor país donde vivir.

Por ejemplo, hace exactamente 10 años estábamos insertos en un proceso de protestas populares que no se conocían desde antes del inicio de la transición pactada, cuando millones de personas se movilizaban en favor de la democracia.

Desde abril de 2011 se venían produciendo en estallido a escala con multitudinarias marchas y concentraciones. Primero fue por el “No a Hidroayesén” y luego por la “Educación gratuita y de calidad”, ideas que expresaban el malestar social por un modelo que agobiaba a millones de familias, y era una crítica al sistema de representaciones institucionales que no daba en el ancho de los requerimientos por los cambios profundos.

En ese contexto se desplegaron varias iniciativas que pretendían expresar una especie de programa político construido desde la intuición de Charly Pérez, sumando la opinión de varios de las y los trabajadores del local, así mismo con la participación de algunas decenas  de clientes que coincidían en el llamado a expresar esas ideas de emancipación desde la calle.

Ahí está “Del peligro nacen los Salvadores”, un video para destacar la figura y el legado de Salvador Allende, necesaria claridad y presencia en un momento de efervescencia popular. Participaron varios integrantes de la comunidad maestrística que reprodujeron pasajes de los discursos más significativos del Presidente mártir. Con musicalización del maestro Pato Solovera, grabación de Toño Vargas y coordinación de Ítalo, en los créditos señala como organizadora “MOVIMIENTO MAESTRA VIDA”.

El Movimiento fue una iniciativa que siguió para participar en las marchas y movilizaciones que se citaban todas las semanas en el centro de Santiago, siendo la del 12 de julio una de aquellas. Una convocatoria de la CONFECH que reunió a casi 300 mil personas marchando por la Alameda. Lo destacable es que de algún modo el impulso que surgió en ese tiempo, para muchos parte del mismo proceso que está cuajando en estos días, fue una energía que dinamizó distintas dimensiones de la vida política de espacios tan diversos como el nuestro.

Un ejemplo de esa politización fue la realización de dos eventos denominados: “salsatón por la educación”. Realizados a los pie de la Catedral Metropolitana en la plaza de Armas con Dj. y orquestas en vivo, iniciativas organizadas con un grupo de estudiantes de la USACH, logró reunir a cientos de parejas que bailaron salsa, cuando aún era excepcional disfrutar de esta cultura en otro lugar que no fuera una discoteca.

El Movimiento construyó, además, una idea programática que aún sigue en pie. “Chile como pista de baile, donde todas y todos tengan cabida”, una consigna que en ese momento tenía un sentido inclusivo, sostenía que una noche de Maestra Vida era la sociedad que queríamos proyectar en la que las personas tienen la posibilidad de disfrutar y gozar, suponíamos que si escribiéramos el nuevo Chile, la rumba debía ser su forma de gobierno.

Movimiento Maestra Vida tuvo una vida corta pero intensa. Con el devenir de los acuerdos y la institucionalización de la protestas, el esfuerzo se concentró en otras iniciativas como la misma Revista Maestra Vida, las proclamas, los carnavales y fiestas callejeras, pero la experiencia y la historia de aquel esfuerzo político están ahí, marcando el sentido de la disputa por las hegemonías entre la élite que pretende segregar y el acto político de la rumba callejera que busca ampliar el disfrute de la fiesta más allá de la pista de baile.  

Después de 10 y tantos años, seguimos en la calle, en la lucha y en la rumba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s