Chile, un país que vive la crisis de la realidad

Equipo Revista Maestra Vida

Chile es un país con profundas desigualdades, cuestión objetiva que solamente lo niegan las élites con su narrativa del éxito económico y el milagro del neoliberalismo, relato que nos aleja de la realidad del vecindario continental acercándonos, dicen ellos, a los países desarrollados del primer mundo.

Desde octubre que esa imagen incentivada por los dueños del país se ha visto cuestionada por los mismos habitantes de esta franja de humanidad, por los millones de trabajadores, empleados y funcionarios que no pueden sobrevivir si no es por gracia del endeudamiento, deudas tomadas con los mismos dueños de las riquezas, o beneficiados por un subsidio los que están más al margen de las bondades del sistema.

Este es el verdadero rostro del milagro, una hojarasca que se desarma piel a piel mostrando el irritante sabor del corazón del modelo, y la pandemia no ha hecho más que aportar al colocar una última evidencia de la fragilidad socioeconómica de este país.

Ahora “los más influyentes” medios de comunicación mundial, por ejemplo Bloomberg del 16 de junio, señala la evidencia dramática, con un costo humano para miles de chilenas y chilenos que terminarán en la más absoluta precariedad, sin trabajo y con la perspectiva de una recesión que llevará a miles de familia a la pobreza más indecente, pues queda claro que aún en estas condiciones hay grupos privilegiados que no tienen de qué preocuparse, pues para ellos en el peor de los casos será un semestre sin ganancias, una especie de vacaciones “sin goce de estipendio”.

Dice un parte del artículo de Bloomberg sobre la crisis sanitaria en Chile.

Las evaluaciones iniciales sugieren que Chile siguió el ejemplo de las naciones ricas solo para darse cuenta, una vez más, de que un gran porcentaje de sus ciudadanos son pobres, un eco de la desconexión del año pasado entre el gobierno y la nación cuando un aumento en la tarifa del metro provocó disturbios masivos.”

Esto es algo que los chilenos viven día a día en muchos lugares, sintiendo el efecto de la pobreza, la segregación, el hacinamiento, la cesantía, es en definitiva la realidad que un puñado de poderosos y sus empleados se han empeñado en negar, repitiendo los mantras: Chile exitoso, Chile desarrollado, Chile neoliberal.

Pero esto tienen que cambiar…

IMAGEN: GABRIELA CRUZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s