Todo es mentira


Por Oliverio Valmont

Escribo esto el día lunes 28 de octubre con la esperanza de que lo publiquen en la Revista Maestra Vida, pero soy consciente de que los hechos avanzan tan rápido que, es muy posible, que este texto esté agotado antes de que llegue al editor. Ayer participé en un cabildo en la «catedral de la salsa»; me quedé pensando y quisiera compartir humildemente mis reflexiones.

Entre paréntesis, son las 21.00 h y acabo de escuchar a la simpática Karlita (única figura que le iba quedando a la coalición gobernante) convertida en una «miniTrump». «Vamos a identificarlos, perseguirlos y acabar con ellos…» (la cita no es literal, pero comparte plenamente el espíritu).

Bueno, para no dispersarme aún más, recuerdo haber intervenido, irónicamente, para hacer una «apología» del neoliberalismo. Las caras de todos los cabilderos me dejaron claro que no entendían la idea, así que insistiré:

Ayer culpábamos al neoliberalismo y al «experimento» hecho en Chile con este invento del Sr. Friedman (incluso se mencionó que este caballero habría reconocido, recientemente, que la «cosa no era tan así» como la había pensado en los 70). Si entiendo bien, esta ideología se basa en la idea de que una sociedad donde se estimula un mercado competitivo es perfectamente capaz de autorregularse; incluso, lo haría mucho mejor que el ineficiente Estado. Justamente, de aquí parte mi aparente «apología»: nosotros NUNCA hemos vivido en un experimento neoliberal y no estamos en condiciones de juzgar ese modelo. Hemos vivido en un mercado proteccionista; proteccionista de la oligarquía, ¿cuántos subsidios y qué montos han recibido los Matte, Luksic, Angelini, Ponce-Lerou? ¿Acaso no es cierto que gran parte del conflicto mapuche se explica por la necesidad de expropiarle sus tierras para aumentar las superficies de monocultivo forestal que son financiadas por el Estado? ¡Claro!, ¡se les financia las plantaciones en terrenos que el mismo Estado les ayudó a usurpar! ¿No pasó lo mismo con la Ley de Pesca? Solo le regalaron todo el mar de Chile a siete familias (en realidad no fue un regalo, regalo; más bien, ellos redactaron la ley y compraron los votos en el Congreso). ¿Y las colusiones?, ¿el pollo, las farmacias, el papel higiénico son ejemplos de un mercado perfecto? Todo mentira. 

Nos enseñaron que nuestro «tremendo éxito» era una consecuencia de la aplicación del modelo, pero ¿qué grandes empresas mostraron grandes éxitos sin los regalos del «papá Estado»?, ¿qué grandes fortunas, sin subsidios y dumping? Ya mencioné al papel higiénico, pero conviene ahondar un poco. No solo producen con costos subvencionados, sino que, además, se repartían cuotas de mercado a partir de la concertación de precios: sacrificaban market share a cambio de un profit garantizado a partir de la fijación acordada de precios. Qué cosa más opuesta al «libre mercado», ¿no?

¿Y las telecomunicaciones? Llevábamos más de 20 años viendo cómo las telefónicas «competían» con promociones intermitentes que no mostraban cambios sostenidos de precios ni variaciones en la distribución de la torta. Sin embargo, llegó Wom y nos mostró que lo mismo se podía ofrecer a un precio significativamente menor (espero que no haya un dumping encubierto acá, pero no lo creo).

Supongo que no vale la pena discutir de SQM, así que basta con nombrarla. ¿Y los bancos?, ¿qué me dice de los bancos?, ¿cuánto lo huevean y pasean cuando Ud. necesita plata?, ¿cuánto lo presionan cuando ellos quieren «colocar» plata para aceptar esos famosos «créditos preaprobados»? Cuando uno pide un crédito, el banco debe investigarlo para determinar su «nivel de riesgo»; no obstante, llegué a Chile hace seis meses y tenía 20 «milloncitos» preaprobados… ¡sin haber ganado un peso en 9,5 años!, ¡sin haber declarado impuestos! Bueno, parece que la evaluación del riesgo no es tan importante en algunos periodos, ¿o será que basta solo con no tener deudas? Personalmente, no tengo nada, ¡ni una puta garantía!, pero muchos créditos preaprobados. Todo mentira.

¿Y las AFP? ¡¡¡Mentira!!!

Las AFP no son un sistema de ahorro previsional, sino solo una fuente de capital para la especulación financiera. No solo eso, además nos cobran por arriesgar nuestros «ahorros». Si las cosas no han cambiado tanto en la última década: a usted le descuentan como un 12% de su sueldo. Un 10% es para su «cuenta individual», un 1% para seguros y afines, y un 1% nos cobra la AFP por su «servicio». ¿Y en qué consiste el servicio? Fácil…, en jugar al Monopoly con nuestra plata, total, ellos ganan de manera garantizada. Si hacen crecer nuestros ahorros, ganan; si lo pierden todo, también ganan. Otra vez, ¿dónde está el mercado autoregulado? Todo es mentira.

¿Y la justicia? ¡Cuál justicia! Si solo ganan los que pueden pagar abogados y solo van presos los pobres. ¿Dónde está la justicia?, ¿por qué no mandaron a clases de ética a los evasores del Metro? Todo es mentira.

El problema, en mi concepto, no es la economía neoliberal, sino la ética que lleva aparejada. No se trata de competir, se trata de la necesidad de ganar, de ganar a cualquier costo. De ganar más plata, de ganar una discusión. De ganar, aunque esto se logre boicoteando al otro haciendo que todos perdamos, pero, en la pasada, perder menos nosotros. Justo en eso consiste el gran triunfo del «choclo» Délano y Lavín: robaron $2000, devolvieron $1000 (además en cómodas cuotas), y se perdieron de unas vacaciones porque tenían que ir a clases. Evidentemente, hay que imitarles, pues el Bottom Line es positivo (perdón por el uso de anglicismos, pero así es la conversación financiera).

Ese es nuestro modelo, un modelo que nos vuelve a todos «aprovechadores de oportunidades», o «gatos de campo» como se decía antes. Ese es el origen del problema, un tema ético y no económico. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s